fbpx

Publicamos la entrevista con Antonio García en la que platicamos sobre su carrera, los jugadores que ha formado, procesos en selecciones pero, sobretodo, los retos y obstáculos que enfrenta Guatemala para crear jugadores. Fue un poco más de media hora de plática en la que pudimos entender que el talento y la disciplina a veces no son suficientes para debutar como profesional.

Al preguntarle cómo es formar jugadores en un país con una situación socio económica como Guatemala, Tono García cuenta, con cierta impotencia, como no tener dinero para el pasaje del transporte público o para sus alimentos aleja a jóvenes de su sueño de convertirse en futbolistas profesionales.

No tener dinero para transportarse o, en el peor de los casos, alimentarse son la consecuencia de una corrupción que muchas veces es asintomática en el fútbol, o al menos eso creemos. La realidad es que el deporte (no solo el fútbol) también queda atrapado en un Estado corrupto e insuficiente.

Es posible que, mientras exista la corrupción, nunca podamos producir un Keylor Navas

Programas sociales que no alcanzan a cubrir a los grupos más vulnerables, escuelas sin alimentos, y trabajo infantil, producto de la falta de oportunidades en el país. Todo lo anterior afecta el desarrollo físico e intelectual de los guatemaltecos y, por supuesto, debilita la producción de atletas de calidad en el país.

El fútbol ha evolucionado y se ha convertido en un deporte mucho más físico. Esto es perceptible en los futbolistas de élite actuales. La altura, la rapidez y la masa muscular ya no es comparable con los jugadores de hace 30 o 40 años. Si se comprende esto, entonces resulta impensable que Guatemala pueda competir con otras selecciones de países que no tienen los problemas enumerados anteriormente.

Le exigimos a la selección nacional resultados, tachamos a jugadores y dirigentes de mediocres, pero es posible que las causas de los malos resultados estén lejos de una cancha de fútbol. Es posible que, mientras exista la corrupción, nunca podamos producir un Keylor Navas, un David Suazo o un Bryan Ruiz.