fbpx

«La belleza es importante, Frank. Nos da esperanza» – Mark Sampson a Fran Frink en la serie The Man in the High Castle.

Cuánta razón tiene Mark. Aunque no sepamos exactamente hacia dónde nos pueda llevar, la  belleza sí puede ser el motor que nos conduzca en el camino. Y la belleza viene en varios formatos: La construcción de un ideal en los humanos, en la naturaleza, en una pintura, en una chilena e incluso en el funcionamiento de un equipo.

Por eso, muy esperanzado debe estar el Deportivo San Pedro. El miércoles pasado vimos un partido digno de una final de un Torneo de Copa. El equipo sampedrano le jugó sin temores ni complejos a Cobán Imperial, que era favorito por plantilla, historia y por el liderato que mantienen en la Liga Mayor.

Laterales profundos, interiores en constantes diagonales, un cinco que buena salida de balón, dos delanteros siempre pendientes de la pelota y mucho orden son claros signos de un equipo bien trabajado y que juega bien al fútbol. Lejos de los pelotazos que estereotipan al fútbol nacional, vimos un equipo de Primera División que jugó como uno de la máxima categoría. Todo lo anterior de la mano de Adrián Barrios, el técnico de 28 años que sueña con romper todos los récords de edad.

Screenshot del espisodio 7 de la serie The Man in the High Castle

Jugar bien al fútbol no te asegura títulos, sobretodo porque te puedes topar con un equipo con más experiencia, más recursos y que también esté a un gran nivel. Sí te da esperanza y el objetivo de ascender nadie se lo va a quitar al equipo y afición sampedrana.

Estético también fue el ambiente en el José Ángel Rossi, la organización de la Fedefut y el juego de Cobán Imperial. Todo esto nos da la ilusión de un futuro prometedor. El fútbol nacional se merece más torneos y finales de Copa de este tipo: Alegres, emocionantes y en un ambiente sano.

Por supuesto que siempre habrá aspectos por mejorar, como llevar más afición a los partidos de las rondas iniciales o la calendarización de los partidos, pero desde ya estamos con la esperanza de tener una vibrante competición en los próximos años.