fbpx

Al menos una mujer es víctima de algún tipo de violencia en Guatemala cada día, así lo expuso la Organización de las Naciones Unidas en una conferencia de prensa realizada en noviembre del 2018. La realidad es que una mujer sufre de violencia física, sexual, económica, política o laboral al menos cada 60 minutos en el país.

+++EN EL FÚTBOL TAMBIÉN PASA+++

Guatemala ocupa el lugar 110 de 144 en el ranking de disparidad de género, según el Total Workforce Index realizado por Manpower Group. Esto se ve reflejado en la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala en su directorio de empleados y servidores públicos de febrero del 2019 reporta que emplea a 104 personas. 83 hombres y 31 mujeres, que equivale a un 27 por ciento de participación femenino entre los empleados del ente rector del fútbol nacional. Solo 7 mujeres ocupan cargos de dirección o gerencia.

La licenciada Marissa Masselli, ex presidenta de la Federación Nacional de Tenis de Campo de Guatemala, afirma que tras varias investigaciones se dio cuenta que “los puestos importantes, en el Comité Olímpico y federaciones internacionales están cooptados por hombres”.

La Fedefut no es la única entidad que presenta dicho fenómeno. En el resto del fútbol federado la estadística es más crítica. A nivel directivo, Irasema Meléndez es la única mujer que preside un club entre los 12 equipos de Liga Nacional. El recién electo Comité Ejecutivo de la Liga Nacional de Fútbol Femenino es presidido por Zuleyra Malin, pero es la única representante femenina en una planilla integrada por 5 personas, en la que por estatutos debe haber al menos una mujer y ser la presidenta.

+++BRECHA SALARIAL+++

En Guatemala, la brecha salarial entre hombres y mujeres de 15 años en adelante que trabajan jornadas completas es del 20 por ciento. Por cada 100 quetzales que gana un hombre, la mujer gana 80 (ENEI 1-2018).

En el fútbol también pasa.  La diferencia de salarios devengados entre hombres y mujeres es aún mayor. Una fuente del Sindicato de Futbolistas Profesionales de Guatemala (SIFUPGUA), que pidió no ser identificado, afirma que un jugador de la Liga Mayor puede recibir desde 10,000 hasta 25,000 quetzales, aunque hay algunas excepciones. Jugadores de la selección o que jugaron en el extranjero pueden ganar en dólares estadounidenses, desde 5,000 hasta 15,000 en algunos casos.

Los salarios en el fútbol femenino son contrastantes. Ana Lucía Martínez, jugadora del Madrid CFF de la Primera División de España, afirma que cuando ella “jugaba en Guatemala había uno que otro equipo que podía pagar algún salario. En mi caso, mis papás pagaban una cuota al club (Unifut Rosal) para que yo pudiera participar.”

Unifut Rosal es el vigente campeón del torneo Interclubes de la Uncaf, competición entre equipos de los países de Centroamérica. Ningún equipo masculino guatemalteco ha ganado una competencia regional desde 1978.

Actualmente, Unifut no le paga a ninguna de sus jugadoras. Benjamín Monterroso, entrenador del club, afirma que únicamente le pagan el transporte a las que recorren largas distancias para poder llegar al lugar del entreno o del partido.

“Tuve un par de amigas que sus papás no las dejaban jugar fútbol porque lo consideraban un deporte de hombres.»

+++VIOLENCIA CONTRA LA MUJER+++

En una encuesta presentada por el Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC) en septiembre del 2018, una de cada tres mujeres sufre acoso cada día.

En el fútbol también pasa. La licenciada Masselli actualmente asesora diversos clubes de la Liga Nacional de Fútbol. También colabora con futbolistas y deportistas de otras disciplinas en temas de dopaje. Ella logró una resolución histórica en temas de doping al ganar el caso de dopaje de cuatro jugadores de Antigua GFC a la Federación Nacional de Fútbol ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

A pesar de dichos logros asegura que “no ha sido un camino fácil” porque “para las mujeres es cuesta arriba”. Durante su período al mando de la federación de tenis notó que a las mujeres se les ignoraba en las asambleas de las federaciones: “Entre los hombres se crea un compadrazgo que excluye a las mujeres”, afirma.

María Fernanda Rossell también cree que “a la mujer le cuesta el triple que a los hombres”. Esto porque la sociedad ataca la vida privada de las mujeres. Marissa Masselli asegura que fue víctima de acoso sexual durante su período como presidente de la federación de tenis.

+++EL MACHISMO+++

Ana Lucía Martínez cree que uno de los factores que provoca la poca asistencia a partidos de la liga de fútbol femenino parte del machismo. Cree que aún hay personas que piensan que el fútbol femenino es de bajo nivel solo por el hecho de ser jugado por mujeres. “Tuve un par de amigas que sus papás no las dejaban jugar fútbol porque lo consideraban un deporte de hombres. Hay personas que alejan a sus hijas del deporte”.

Aunque la vida privada de una persona “no tiene nada que ver con los logros laborales de una persona”, asegura Rossell. “A un hombre se le aplaude su vida privada, a una mujer no”, complementa. Cree que a la mujer le atacan sus facetas fuera de lo deportivo o lo profesional y eso provoca que muchas decidan no luchar por sus sueños en el ámbito del fútbol.

La Licda. Masselli también fue víctima de “chismes”. “Que una mujer esté en una reunión con un hombre rápidamente levanta suspicacias. Creen que uno tiene sus romances. Es difícil para una mujer estar en un mundo de hombres”. Para ella lo más difícil para una mujer no es prepararse para su vida laboral sino el poder hacer carrera en ese ámbito y el precio que debe pagar por no ser hombre.

+++EL FUTURO+++

Para María Fernanda Rosell alcanzar la equidad en el fútbol puede tardar “50 años” en llegar. Ana Lucía Martínez es más optimista. “Creo que sí se puede lograr un cambio significativo de un año para otro. Por ejemplo, la liga femenil en México hizo el boom de un año a otro. Se pueden hacer las cosas si realmente existe interés”. Marissa Masselli cree que “a las mujeres va a costar que las dejen tomar decisiones”, pero considera que el cambio puede llegar aunque sea un camino lento.

Todo es cuestión de educar mejor a las próximas generaciones, coinciden Mafer Rossel y la Licda. Masselli, quien afirma que “las mujeres deben prepararse mejor, sacar cursos de Derecho, de Gestión Deportivo y así poder ser un integrante que tome decisiones”

Para “Analu”, la clave está en que más empresas apoyen el fútbol femenino. “Un paso importante en España es el patrocinio de la empresa Ibredola y también que los partido se juegan en estadios reconocidos, como Anoeta en San Sebastián”. Esto va de la mano con el nivel de competencia. “Hay muchas jugadoras extranjeras y la liga es más competitiva actualmente”, asegura la delantera nacional.

A nivel internacional el panorama luce mejor. La final de vuelta entre Tigres y América de la Liga MX femenil en México se jugó a estadio lleno, con una asistencia de 42,000 aficionados. En España asistieron 48,121 personas al partido entre el Athletic Club y el Atlético de Madrid de la Copa de la Reina, según los datos oficiales del club. En Inglaterra, 45,423 aficionados asistieron a la final de la FA Women’s Cup en 2018 en el estadio de Wembley.

Económicamente también se han logrado avances importantes. La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) anunció en octubre del 2018 que repartirá 50 millones de dólares entre las selecciones que participen en el Mundial Femenino de Francia 2019. Esa cifra representa un aumento del 70 por ciento respecto a la edición del 2015 de la competencia.

En la lucha por la igualdad de género, la federación de fútbol de Noruega anunció en 2017 que pagará lo mismo a futbolistas hombres y mujeres. Este fue un logro en conjunto de la selección femenina, la federación y la selección masculina, cuyos jugadores cedieron 58,000 euros de publicidad y derechos de imagen que reciben anualmente.

El 8 de marzo se conmemora a nivel mundial el Día Internacional de la Mujer. Esta fecha lejos de ser un día de celebración es un día para generar conciencia y reflexionar acerca de la desigualdad que existe entre hombres y mujeres.

Conoce nuestra iniciativa en la lucha por la igualdad de género: #FútbolPorEllas